Blog sobre la alergia

Mantén la alerta contra la rinitis alérgica también en invierno

Aunque normalmente la rinitis alérgica se asocia a la primavera, debido a que las plantas y los árboles son más propensos a polinizar en esa época, ¡no hay que bajar la alerta en invierno! Algunas especies, como el álamo, lo hacen en esta estación. ¡Conócelo a fondo y podrás evitar el contacto con su polen!

 

¿Qué es exactamente el álamo?

El álamo o chopo es un árbol caducifolio que pertenece al género Populus, de la familia de las Salicáceas. Puede diferenciarse fácilmente por las características de su morfología. Se trata de una especie que tiene un tronco recubierto de una corteza blanquecina, que presenta unas manchas oscuras a lo largo del tallo que indican dónde ha habido antiguas ramas. La copa del álamo es frondosa, ancha y muy irregular. Durante el otoño, antes de perder las hojas, éstas adquieren una tonalidad amarilla casi dorada. Es un árbol con un ritmo de crecimiento muy rápido, ¡pudiendo llegar a alcanzar los 30 metros de altura!

 

¿Cuál es su período de polinización?

La polinización empieza a finales de septiembre, aunque su máximo auge es entre la segunda quincena de enero y principios de marzo, siendo ésta una de las especies que no permite a las personas sensibles al polen que se tomen un respiro en invierno.

 

¿Dónde podemos encontrarlo?

El álamo es una especie bastante extendida en el territorio peninsular, ya que se adapta al clima templado. Está más presente hacia el norte, donde la temperatura es más baja.

 

¿Qué efecto tiene su polen sobre los alérgicos?

Aunque los niveles de rinitis alérgica provocados por esta especie no sean de los más alarmantes en la península ibérica, hay que tener cuidado, ya que los efectos que este polen tiene sobre las personas alérgicas pueden variar desde reacciones de dermatitis por el contacto directo con el árbol, a conjuntivitis y, en casos más extremos, asma. Además, el polen del álamo también puede generar reacciones cruzadas con otros tipos de polen, especialmente aquellos que forman parte de la misma familia de las Salicáceas, como los sauces, las sargas y las mimbreras.

 

Ahora ya sabes por qué la rinitis alérgica también está presente en la época invernal, aunque te invitamos a descubrir otras especies que también polinizan en invierno. La mejor forma de poder combatir la alergia, ¡es conocer bien aquello que te la provoca!

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Buscar

RRSS

¡Comparte Rino-Ebastel en tus redes sociales!